Biografia
 

 

Algunos autores e historiadores sitúan en 1.430 la llegaba a Paredes de Nava del primero de los Berruguetes, acompañando a la familia de los Manrique, procedente de las Encartaciones (Álava), que se asentaron en esta villa castellana. En 1403 ya está documentada la presencia de la familia González Berruguete en Paredes de Nava (en los Archivos Municipales de la villa se recoge actuando como alcalde en 1403, a García González Berruguete). Pedro Berruguete, abuelo del pintor casó con Maria Berruguete Serrana y tuvo dos hijos: Alonso Berruguete, padre del pintor, y Pedro Berruguete, tío del pintor, y miembro importante de la orden religiosa de los dominicos.   

 Los biógrafos de Pedro González Berruguete -así era su nombre-, aceptan la fecha de 1.450 como la de su nacimiento, pero teniendo en cuenta que su abuelo contraía matrimonio después de 1.430 resulta un poco difícil, aun en aquella época, para que se sucedieran dos generaciones por vía masculina en menos de veinte años. Pilar Silva Maroto, en su reciente monografía sobre el pintor retrasa la fecha del nacimiento como mínimo dos o tres años y como máximo la sitúa en 1.455. Tomando como cierta esta fecha y la del viaje de Berruguete a Italia, que pudo tener lugar hacia 1.473, el artista tenía entonces menos de veinte años y si en 1.476 -quizá un año antes- trabajaba para el duque de Urbino no resulta verosímil que Federico de Montefeltro encargara los paneles de su "studiolo" y Librería a un mozo extranjero de veinte años. Es más fácil pensar que cuando el duque solicitó su colaboración Berruguete era un hombre artísticamente formado y con obra suficiente para ser objetivo del mecenas del renacimiento italiano. En esta hipótesis están algunos críticos que sitúan la fecha de nacimiento del pintor en torno a 1.440. Su muerte se produjo, posiblemente en Madrid, a finales de 1.503 o en los primeros días de 1.504.

Pedro Berruguete contrajo matrimonio con Elvira González en Paredes de Nava, aunque tampoco existen referencias que especifique o sitúe la fecha de este enlace -para Silva Maroto después de 1.485, para Cruzada Villaamil debió de ser hacia 1.478-. Tuvo seis hijos Alonso, Pedro, Cristina, Isabel, Catalina y Elvira.

Se sabe que la familia Berruguete eran hidalgos y como recoge Allende-Salazar "...En Paredes nunca dexaron goçar a nadie de su hidalguía por ser behetría mas los Berruguetes todos tienen nombre y opinión de hidalgos y servían a los Reyes con armas y caballo y en sus casas los tenían y eran hombres principales y ricos y de muy buen tratamiento en sus casa personas y familias".

 Durante toda su vida Pedro Berruguete estuvo vinculado a su villa natal de la que en todo momento se consideró vecino y contó con un taller en Paredes de Nava, donde parece que residió la mayor parte de su vida. Otro dato que no se ha podido confirmar sobre Pedro Berruguete es el tomado del nieto del pintor, Lázaro Díaz, que, en su testamento, fechado el 17 de septiembre de 1.611, declaraba textualmente que su "...abuelo Pedro Berruguete fue pintor del rey Felipe I , quien, dicen, le ennobleció y a su descendencia, y murió en Madrid...". Difícilmente pudo ser pintor de Felipe I el Hermoso puesto que hasta 1.504 , un año después de la muerte del pintor, no fue rey consorte de Castilla. Ahora bien, no sabemos si pudo ser pintor de este y su esposa Juana I de Castilla siendo príncipes . A parte de los datos mencionados sobre la vida y la obra de Pedro Berruguete que permiten de algún modo entretejer su biografía, se conserva otra cita mas relativa a su testamento que, lamentablemente, no se ha podido localizar, resulta harto significativo y no hacen sino poner en evidencia, una vez más, las diferencias notables que le separan del resto de los pintores de su tiempo. Pedro Berruguete no fue un artífice más en la Castilla de los Reyes Católicos. Fue un artista que dedicó su vida al ejercicio de la pintura por vocación, sin antecedentes familiares. Fue un hidalgo de Tierra de Campos, que paseó su arte y su tierra por toda la geografía castellanoleonesa de la época.  

Desconocido durante siglos entre sus paisanos -ni monumento, ni plaza, ni calle, ni casa, ni colegio-. Pedro Berruguete, el introductor del Renacimiento en la península ibérica en el siglo XV; el paredeño que siempre estuvo unido a su tierra natal por fuertes vínculos afectivos; paredeño de pro que durante siglos ha estado, injustamente, a la sombra de su hijo Alonso, también paredeño ilustre pero con menos presencia artística y documental en la villa; y de otro paredeño mundialmente reconocido: Jorge Manrique. 

Con motivo del V Centenario de la muerte de Pedro Berruguete su villa natal pretende sacarle de ese olvido y reconocerle su enorme dimensión artística.