Pintor Castilla
   

 Hay que colocar en la línea de los grandes pintores españoles a Pedro Berruguete, no sólo por sus excelencias técnicas, que lo sitúan a la cabeza de nuestra pintura del 1500, sino por su esencial iberismo, que hace de sus personajes los mas entrañables y cercanas a nuestra sensibilidad y a nuestra comprensión. Muy acertadamente encabeza Laínez Alcalá su monografía sobre este pintor llamándolo "pintor de Castilla". Ningún otro maestro, ni siquiera Zurbarán, ha interpretado como Pedro Berruguete su viril entereza y su humanismo místico.

Estilísticamente, Pedro Berruguete es un pintor difícil de clasificar. Vivió algunos años en el palacio ducal de Urbino, en el momento en que era el hogar de las mas puras corrientes renacentistas. Allí colaboraron maestros que han quedado como clásicos de las artes italianas de la segunda mitad del siglo XV. Y, sin embargo, sus obras españolas, aparte de algunas adherencias puramente ornamentales y disimuladas, se mantienen dentro del mas puro concepto de los ideales góticos. Pedro Berruguete es un caso más del arte de los Reyes Católicos, que representa en muchos aspectos la culminación del goticismo en su mas exaltada expresividad cuyos temas buscan las superficies mas modeladas y de corporeidad más firme y relevante. Berruguete, es cierto, presenta un costado renacentista, pero el mas intenso y personal de expresividad medieval, aunque con un acendrado humanismo de sus personajes que se está dentro del clima espiritual del Renacimiento.  

Tras su retorno a Castilla, el pintor paredeño pudo comprobar que la pintura castellana que dejo a su partida y la que encontró a su vuela años despues, había sufrido una evolución mínima, se puede decir que a pesar de los profundos cambios sociales, políticos y económicos. La situación coyuntural para los pintores de aquellos últimos años del siglo XV era muy favorable, la expansión de la corona de Castilla, su pujanza y presencia en el concierto ibérico y europeo había desatado la fiebre por las construcciones y las ornamentaciones, aunque quizá la calidad era inferior a las que por ejemplo se realizaban en Italia.

Hoy es Pedro Berruguete uno de los pintores que más interesan, su arte se halla así al de los pintores de un realismo místico que se repite en toda nuestra historia. y en cierta manera sus cuadros han sido considerados como los mas representativos del estilo de los Reyes Católicos.