1. Orígenes de la Villa
  2. Edad Antigua
  3. Edad Media
  4. Edad Moderna
  5. Edad Contemporánea
 
  • Reyes de Asturias, León y Castilla

1. Orígenes de la Villa: Primeros Pobladores.

La Nava
Laguna de la Nava

Poco conocemos de los primeros pobladores de Paredes de Nava y escasos son los restos arqueológicos que dejaron nuestros ancestros. Se han descubierto restos arqueológicos en los alrededores de la Laguna de la Nava, son los primeros pobladores cercanos a lo que hoy constituye Paredes de Nava; se conocen algunos restos de joyas notables y de viviendas (palafitos), pero con escasez. Si que se supone la importancia de esta laguna ya que el origen etimológico del topónimo (Nava), está directamente relacionado con dicha Laguna de la Nava.

Se sabe, sin embargo, que en épocas posteriores desaparecen los restos arqueológicos, en una indicación clara, según la opinión de algunos arqueólogos, de que se produjo una emigración debido al frío extremo que como consecuencia de los últimos glaciales se asentó en la Meseta Más tarde se documentó una ocupación de tipo Facies de Soto de Medinilla.

2. Edad Antigua

recipiente
Vasija de tierra "sigillata"

De esta época ya existe algún resto arqueológico de Paredes de Nava, concretamente de La Ciudad y en el Museo Arqueológico Provincial puede contemplarse entre otros un "puñal de lengua de carpa", sin embargo, los datos son escasos. Se sabe que en esta zona estaban asentados los "Vacceos" que eran miembros de una tribu celta que se asentaron en Tierra de Campos. De esta tribu vaccea conservamos las referencias de pueblo culto y de instituciones sociales desarrolladas, buenos fundidores y excelentes jinetes. Desarrollaban los vacceos una economía agraria colectivista que llamó la atención de los historiadores antiguos y habitaban en "castros" debidamente y fuertemente fortificados. Tratar de fijar una fecha aproximada de su asentamiento en esta tierra (parece evidente que los vacceos estuvieron en "La Ciudad") es harto complicado, mientras no se estudie más a fondo toda la inmensa riqueza arqueológica que se guarda en el término de Paredes de Nava.

Durante los últimos siglos de la conquista romana proliferaron las villas y poblados que se asentaron alrededor del núcleo principal de lo que hoy es Paredes de Nava. Estos poblados seguramente sufrieron el azote de las huestes de Constantino, en su lucha contra el emperador Horacio, por el poder de Roma. Más tarde fueron los visigodos quienes guerrearon en estos territorios (de ahí el nombre de Campos Góticos). En el siglo VIII soportaron las correrías de Alfonso I y la devastación de muchos de estos poblados y villas romanas. ¿Pero estas devastaciones fueron capaces de despoblar definitivamente esta zona? Es difícil saberlo con certeza, pero aceptando la hipótesis de la despoblación total de la zona, la repoblación tuvo que iniciarse en el siglo IX, bajo el reinado de Alfonso III, o incluso antes.

En el siglo V, siendo Honorio emperador del Imperio Romano Occidental, entran por los Pirineos las tropas de Constantino III, que buscaba el trono de Horacio. Con la victoria de Constantino se inició una serie de saqueos bárbaros de los Pallantini Campi (Tierra de Campos), en el que cobraron un importante botín precisamente de las Villaes establecidas.

Estos poblados seguramente sufrieron el azote de las huestes de Constantino, en su lucha contra el emperador Horacio, por el poder de Roma. Más tarde fueron los visigodos quienes guerrearon en estos territorios (de ahí el nombre de Campos Góticos). En el siglo VIII soportaron las correrías de Alfonso I y la devastación de muchos de estos poblados y villas romanas. ¿Pero estas devastaciones fueron capaces de despoblar definitivamente esta zona? Es difícil saberlo con certeza, pero aceptando la hipótesis de la despoblación total de la zona, la repoblación tuvo que iniciarse en el siglo IX, bajo el reinado de Alfonso III, o incluso antes.

3. Edad Media

Las primeras noticias que tenemos sobre Paredes de Nava datan del siglo X, aunque posiblemente la repoblación se produjo siglos antes. A partir del siglo IV-V pudo producirse una dispersión de pobladores de la antigua Ciudad, creándose una serie de asentamientos, poblados y villas romanas (algunas están perfectamente catalogadas). Los nombres de algunos de estos poblados han llegado hasta nosotros; entre los despoblados más significativos sobresalen: Braolio, Carejas, La Ciudad, Pelilla, Pozuelos, Sahagún el Viejo, San Martín de la Vega, San Miguel, Santa Coloma, Villarrey y Villorido.

Como indicamos al principio, los primeros datos que se tienen sobre Paredes de Nava datan del siglo X, y es a través de una familia aristocrática, los "Banus Mirel", que poseía una notable cantidad de solares. Gómez Mirélliz, perteneciente a esta familia, es la primera persona que aparece en la documentación sobre sus posesiones en la villa. En aquella época estaba en plena expansión la aristocracia y los grandes centros monásticos que iban penetrando en la mayoría de las villas terracampinas.

3.1 Nacimiento de Paredes de Nava

Alfonso VII
Alfonso VII

Las "Cartas Pueblas" o forales las recibe Paredes de Nava de manera escalonada entre 1128 y 1134, en el reinado de Alfonso VII, debió de estimular la llegada de nuevos pobladores. Algunos historiadores hacen referencia a la huella en la toponimia local de sus barrios: Gallegos, Renedo, San Martín; sus pagos: Vascones, por lo que se puede conjeturar las más que probable participación de gallegos, cántabros y francos en el repoblamiento.

La estructura interna de la villa la constituían cuatro collaçiones o parroquias: Santa Eulalia, San Maria, San Martín, San Juan; una aljama judía, con su sinagoga y ocho barrios, a saber: Ardagón, Calleluenga, Gallegos, Mediano, La Fuente, Renedo, San Miguel y San Juan. Habia seis puertas de entrada y salida del recinto amurallado: Puerta de la Villa, Antenoria, Ardagón, Gallegos, La Fuente y Renedo (ver imagen).

Hacer un cálculo aproximado de los habitantes de Paredes de Nava en la época de su máximo apogeo es harto complicado. Para Angel de Vaca desde mediados del siglo XIV la población de Paredes de Nava superó los 700 fumadgos, lo que se puede interpretar como una población mínima de 3000-3500 habitantes. Más tarde, en 1412 se contabilizaron 908 casas. Juan Carlos Martín Cea también hace unos cálculos aproximados de 3000-3500 hab. Seguramente estas cifran queden por debajo de la realidad, puesto que también entre los habitantes paredeños les había exentos de pago por su linaje, profesión o su pobreza.

3.2 Villa real.

privilegio
Privilegio de Sancho IV
Por diversas vicisitudes, en 1283 la villa queda entre las posesiones del futuro rey Sancho IV "el Bravo", que al año siguiente accede al trono como rey de Castilla y León. Paredes de Nava adquiere por vez primera la condición de "realengo". A la muerte de este rey en 1295 se producen unas revueltas en las que se verá envuelta la villa, es el denominado suceso de la "cerca de Paredes". Como consecuencia del mismo, los contendientes de ambos bandos llegan a un acuerdo por el cual Paredes pasa a manos de doña Maria Díaz y su esposo, el infante don Juan, en compensación por no tener los derechos sobre Vizcaya.

Años más tarde, muerto don juan, es su hijo don Juan "el Tuerto" el que está al frente de las posesiones de Paredes hasta su ejecución. El 5 de noviembre de 1326 el rey Alfonso XI expedía un privilegio por el que tomaba la villa "para nos e para los reyes que vinieren después de nos". Paredes recobro su condición de "realengo". Pero en 1333 la villa es entregada a don Pedro, hijo de Alfonso XI, perdiendo dicha condición.

3.3 Señorío de Paredes de Nava.
En las Cartas Pueblas, redactadas entre 1128 y 1134, es significativo el final de la primera carta en 1128 en la que el emperador Alfonso VII declaraba que los fueros fueron redactados "cuando los terratenientes me dieron aquella villa". En 1129, en la tercera carta, se ordenaba a los vecinos de Paredes de Nava que en lo sucesivo "tengáis un solo señor, y no recibáis ni otro señor ni otros dominios de sus manos". Este mandato consolidó la formación del "Señorío de Paredes de Nava". Entonces los derechos del señor -un yantar anual, derechos de albergue y nombramiento de mayordomo, merino y sayón- no son aun excesivos y la libertad de los habitantes todavía seguía siendo aceptable.

A partir de aquí, la villa fue pasando de señor en señor en una serie de provisionalidades que constantemente fueron cambiando la titularidad: Casa de Lara, Casa de Castro, Orden de Calatrava, Alfonso Noreña -hijo de Enrique II-, Pedro de Trastámara, el infante don Fernando, etc. Esta fue la tónica hasta la llegada de los Manrique.

3.4 Paredes contra su señor Felipe de Castro (1371)
Uno de los hechos más reseñables en aquella época, es sin duda la actitud de rebeldía de los paredeños contra su señor. Este suceso estuvo revestido de una inusitada violencia, pues los vasallos dieron muerte a su señor.

Felipe de Castro, ricohombre aragonés, casado con una hermana de Enrique de Trastámara, había recibido de éste, en mayo de 1366, el señorío de Paredes. Las crónicas de Enrique II nos cuentan que don Felipe de Castro pidió a sus vasallos de Paredes "que le diesen cierta quantía de algo", a lo que los paredeños se negaron. El señor, molesto con esta negativa, se dirigió a la villa "á prender algunos dellos, e escarmentar otros". Pero los vecinos de Paredes de Nava decidieron resistir a la fuerza del señor: "salieron al camino, é pelearon con él e mataronle".

No tardó, sin embargo, la represión de la alta nobleza del reino. Pedro Fernández de Velasco, destacado miembro de la aristocracia castellana, al tener noticias de lo ocurrido se dirigió a Paredes "é peleo con ellos, é mató muchos dellos, e entró en el logar é fizo grandes daños". Vino después la justicia real: "mandó matar é facer justicia de algunos, é llevó de los otros muy gran algo". Así pues, la represión que sufrieron los paredeños fue terrible. Algunos historiadores han querido ver en este suceso el primer movimiento antifeudal de la península ibérica.

3.5 La judería
Durante el reinado de Pedro I de Castilla (1350-1369), la aljama judía de Paredes alcanzó el apogeo de su florecimiento; en 1352, tal y como cuenta en el Becerro de las Behetrías de Castilla, rentaba 18.000 maravedís, que suponía la renta más alta de cuantas juderías existían en la merindades de Campos, Carrión, Monzón, Saldaña y Valladolid. Anteriormente según el padrón de Huete de 1290 pechaba, junto con la de Cisneros, 32.700 maravedís

Con la llegada al poder de la Casa de los Trastámaras (Enrique II) el desmoronamiento de las aljamas fue rápido e irreversible. Durante la guerra civil castellana entre Pedro I y Enrique II, las comunidades judías de Castilla fueron devastadas, saqueadas y empobrecidas. Acabada la contienda, el rey triunfante, Enrique II, les impuso fuertes tributos que junto con el creciente antisemitismo que se fue extendiendo por estas tierras fue concluyente para la desaparición total de la aljama que en 1412 "se tornan todos cristianos". Pero ni la conversión masiva de los judíos fue suficiente para que la convivencia mejorarse.

3.6 El Cabildo de los Clérigos
El cabildo de los clérigos, constituido en "hermandad" en 1329, gozaba de un gran poder dentro de la villa y de una gran autonomía, protegido como estaba por monarcas y señores frente a las "injerencias" del concejo. Ambas instituciones, concejo y cabildo, estuvieron enfrascados durante largo tiempo en diversos conflictos de carácter fiscal, a pesar de que los eclesiásticos paredeños disfrutaban de amplias exenciones fiscales. Las reuniones del cabildo se celebraban habitualmente en la iglesia de Santa Eulalia.

El cabildo tiene un fuerte componente corporativo, no obstante, en 1506 se introduce la "reforma" de permitir el acceso a un número de laicos y sus esposas o novias a cambio de un buen pellizco económico.

3.7 Condado de los Manrique.
Pedro Manrique recibió la villa de Paredes de Nava el 8 de diciembre de 1429 que en 1431 fue nombrado Virrey de Castilla. A su muerte en 1440, el mayorazgo familiar pasó a manos de su primogénito Diego Gómez Manrique como heredero de sus villas y lugares “salbo a Paredes, que mando al comendador Rodrigo Manrique, mi fijo, con todas las cosas que a mí pertenesçén en ella”. Con la llegada de Rodrigo Manrique empieza el estado Condal de la Villa.

El belicoso Rodrigo Manrique, padre de nuestro Jorge Manrique, se convierte, pues, en el I Conde de Paredes (1440-1476). A su muerte le sucede como II Conde de Paredes su primogénito Pedro Manrique (1476-1481). El III Conde de Paredes (1481-1526) es otro Rodrigo Manrique, hijo de Pedro; este conde renunciará en vida a su privilegio y le sucederá como IV Conde de Paredes su hijo Pedro Manrique (1526-1539), siendo este el primer Manrique que fijará su residencia habitual en la villa paredeña. Este noble hizo posible la construcción del convento de la Misericordia (San Francisco) en cuya capilla fue enterrado a su muerte.

El testigo lo recoge Antonio Manrique, hijo del anterior, que fue Conde de Paredes entre los años 1539-1570, y durante cuyo período los paredeños hacen una última tentativa, sin conseguirlo, por librarse de la dominación señorial. A partir de este V conde se rompe la sucesión directa de los Manrique porque muere sin descendencia de varones. Comenzó lo que fue siendo habitual en todos los mayorazgos codiciados en la corona castellana, las disputas y enfrentamientos por parte de los familiares más directos para quedarse con el jugoso condado de Paredes de Nava.

Nota característica de la época de los Manrique fue el proceso de feudalización de la villa que se acentuó hasta extremos inverosímiles. Los paredeños nunca aceptaron de buen agrado las imposiciones desorbitadas de sus señores y trataron de aprovechar cualquier controversia para litigar contra su señor, demandando la actuación real (relación de Condes de Paredes de Nava).

3.8 La época de los ilustres.
Qué duda cabe que este periodo de la Edad Media, con el advenimiento del Renacimiento, es cuando Paredes de Nava está en todo su esplendor demográfico y cultural: en 1440 nació Jorge Manrique soldado y poeta, figura universal de la letras; sobre 1450 lo hizo Pedro Berruguete, "el viejo", pintor extraordinario que aún no ha conseguido su verdadera valoración; en torno a 1490 vio la luz Alonso Berruguete, hijo de Pedro, pintor, escultor y arquitecto, pero sobre todo genio y figura del arte del renacimiento y del barroco. Inocencio Berruguete, Felipe Berrojo y otros, viven y crean a caballo entre la Edad Media y los primeros albores de la Moderna. La villa de Paredes de Nava, tierra madre de los Berruguete, brilló con fuerza en el Renacimiento de la Corona de Castilla y de toda la península Ibérica.

4. Edad Moderna

Si la edad moderna en España la consideramos a partir de la vinculación de los Reinos en Isabel (Castilla) y Fernando (Aragón), su hija Juana y el nieto Carlos V, entonces es evidente que está época es dorada para el arte en Paredes de Nava: los paredeños Pedro, Alonso e Inocencio Berruguete y Felipe Berrojo, pusieron a su patria chica en el lugar más alto del arte gótico, renacimiento y principio del barroco. Pero Paredes de Nava, era algo más que estos ilustres y cómo pueblo vivió y sufrió la Guerra Civil de las Comunidades de Castilla (levantamiento de los Comuneros contra el emperador Carlos V). Parece ser, que de la mano del Licenciado Gutiérrez de los Ríos, la villa estuvo sometida a los dictados del movimiento comunero. Así mismo, el Obispo Acuña, importante líder comunero, estuvo por Paredes y recibió el abrigo y el dinero de los habitantes.

5. Edad Contemporánea

En esta época, Paredes de Nava, también intervino de una u otra forma en los avatares de la vida política y bélica de Castilla y León. La Guerra de la Independencia también estuvo presente en la villa. En Paredes de Nava hubo tropas francesas de guarnición entre 1808 y 1812. Como señala Gonzalo Alcalde en enero de 1809 "el atrevido y esforzado combatiente Juan Díaz Porlier inició sus ofensivas sorprendiendo a destacamentos franceses en las localidades palentinas de Frómista, Rivas y Paredes de Nava donde fueron liberados varios prisioneros ingleses y arrestados varios franceses".

6. Economía Local

En la economía local de Paredes de Nava siempre ha primado el sector primario: la agricultura y la ganadería. Durante siglos la villa ha subsistido y prosperado a través de la agricultura, especialmente cereal, y la cabaña ganadera, principalmente ovina. El escaso tejido industrial también ha dependido tradicionalmente del sector primario: el curtido y tratamiento de las pieles (tenerias); lavado de lanas y almacenamiento de cereales entre otras.

 

trabajando
Seguimos trabajando
   
BIBLIOGRAFÍA  
  • ALCALDE CRESPO, Gonzalo. Retrato de un guerrillero cerrateño de la Guerra de la Independencia: Juan Tapia.
  • BERZAL de la ROSA, Enrique. Los comuneros: de la realidad al mito. Silex Edicione 2008
  • ESTEPA DIEZ, Carlos. Historia de Castilla y León. Tomo III: "El Nacimiento de León y Castilla (Siglos VIII-X)". Ámbito 1985
  • MARTÍN, José Luis. Historia de Castilla y León. Tomo IV " La Afirmación de los Reinos (siglos XI-XIII). Ámbito 1985.
  • MARTÍN CEA, Juan Carlos. El Mundo Rural Castellano a Fines de la Edad Media "El ejemplo de Paredes de Nava en el siglo XV". Junta de Castilla y León. Consejería de Cultura y Turismo 1991.
  • LARRUGA Y BONETA, Eugenio. Memorias Políticas y Económicas, Tomo XXXII. (1794).
  • REDONDO CARDEÑOSO. Jesús-Ángel. 1904 Rebelión en Tierra de Campos. Espacio, Tiempo y Forma, Serie V, Historia Contemporánea, t. 22, 2010, págs. 377-396.
  • REDONDO CARDEÑOSO, Jesús-Ángel. Conflicto y violencia en torno al aprovechamiento de los pastos: la Tierra de Campos a inicios del siglo XX.
  • TERESA LEÓN, Tomás. Paredes de Nava. Villa Señorial, Institución "Tello Téllez de Meneses" 1968.
  • VALDEÓN BARUQUE, Julio

 
Última actualización: 22 Octubre, 2016